carles cerdà

Posts Tagged ‘nacionalisme espanyol’

EL NACIONALISME ESPANYOL

In General on Març 16, 2018 at 6:24 pm

Vicenç Navarro escrivia el 2012 un article sobre el nacionalisme supremacista. Artur Mas es trobava en plena fase independentista. L’article conté reflexions amb les quals m’identifique bastant, per això us el reproduïsc en castellà, la llengua en què va ser escrit.

 

Este artículo describe las características de la ideología dominante del establishment español basado en Madrid, que se opone al desarrollo de una España plurinacional, mediante su control del Estado español.

Durante los Juegos Olímpicos pudimos oír como la BBC presentaba con toda naturalidad a Gran Bretaña como un Estado de varias naciones, Inglaterra, Escocia, Irlanda del Norte y Gales, que tienen sus propios derechos claramente diferenciados. Sería impensable, sin embargo, que la televisión pública española diera un informe semejante sobre España. Y sería también impensable que el establishment español, basado en Madrid, admitiera que España es un Estado de varias naciones, cada una con su pleno derecho de autodeterminación, incluyendo su poder de escisión, si así lo desean, como ocurre en Gran Bretaña con Escocia o en Canadá con Quebec. Lo máximo que se llega a admitir es que España ya es, en realidad, un Estado federal, pues el gasto de las autonomías es mayor que el gasto gestionado por algunos Estados en un sistema federal.

Este argumento se repite una y otra vez sin haber variado ni un ápice desde hace ya años. Y desde luego, tales establishments tampoco reconocen que ellos mismos son profundamente nacionalistas, lo cual es fácil de ver que lo son, pues defienden una visión de España que niega la plurinacionalidad del Estado, sometiendo todas las otras nacionalidades al Estado español, a su cultura, idioma y comportamientos. En esta resistencia a la plurinacionalidad no ven ninguna expresión de dominio. El hecho de que los parlamentarios catalanes no puedan expresarse en catalán no lo ven como una imposición de dominio cultural. Cualquier defensa de tal plurinacionalidad es acusada de victimismo, de secesionismo, de falta de internacionalismo o peor, para una persona de izquierdas, de falta de solidaridad con el resto de España, asumiendo que tener un Estado central es la condición necesaria para distribuir la riqueza. Tal nacionalismo españolista se justifica así como garante de solidaridad, confundiendo solidaridad con uniformidad. Por lo demás, las demandas por parte de la gran mayoría de partidos políticos en Catalunya, excepto el PP catalán, son definidas como el resultado de los deseos de la burguesía catalana de expandir sus privilegios de clase a costa del resto de España. Esta interpretación de los hechos está enormemente generalizada y ha creado un sentimiento hostil hacia Catalunya que la derecha española ha rentabilizado electoralmente, estimulando tal sentimiento. Estos sentimientos aparecen también en sectores del nacionalismo españolista dentro de las izquierdas, de las que he llegado a oír que el entonces presidente Montilla o la dirigente socialista Manuela de Madre, “estaban contaminados de nacionalismo”.

Y el establishment españolista, basado en Madrid, considera un disparate indicar que tal establishment esté explotando a Catalunya o a cualquier otra comunidad. El hecho de que el sistema de transporte ferroviario sea enormemente radial, centrado en su gran parte en Madrid, se considera lógico y razonable, debido a la capitalidad de tal ciudad. Y el hecho de que se pueda ir de Barcelona a Madrid en dos horas y media, y que conlleve más de seis horas ir de Barcelona a Bilbao (que tiene la misma distancia), no se reconoce como indicador de algo que es profundamente injusto.

Es esta actitud y estos argumentos que han llevado a gran parte de Catalunya a un hartazgo y al deseo de separarse de España. Tengo muchísimos amigos aquí en Catalunya que nunca pensaron en separarse de España, y ahora lo están pensando y deseando.

Veamos.

  1. Un socialista tiene que estar en contra de cualquier tipo de explotación, sea ésta de clase, género, raza o nación. Y dentro de España hay explotación de todo tipo, incluso de nación. Ya sé que esto nunca (repito, nunca) un intelectual del establishment madrileño, desde Fernando Savater al político José Bono y muchos otros lo aceptará. Pero, mientras, repito, pueden ir de Madrid a Barcelona en dos horas, pero para ir de Barcelona a Bilbao se necesitan seis horas y cuarto. ¿Nunca han oído el dicho del presidente Aznar de que el modelo ferroviario de España debería basarse en que cualquier capital de provincia no estuviera más distante de Madrid que 4 horas?
  2. Las personas que pagan impuestos no viven en el vacío. Viven en territorios que necesitan servicios públicos e infraestructuras. Esta frase que continuamente se utiliza de que no son territorios pero individuos los que pagan impuestos, ignora que los individuos viven en territorios cuyos recursos públicos se financian por aportaciones individuales.
  3. De ahí que sea lógico que desde Catalunya se hable de que ésta, al ser más rica, aporte más recursos, lo cual ninguna fuerza catalana ha cuestionado. La continua acusación que se hace a Catalunya de ser insolidaria es otro insulto más entre otros muchos que constantemente se hacen a Catalunya. El cuestionamiento de solidaridad, por muy extraño que parezca, no es el tema que está llevando a miles de catalanes a la calle. Que Catalunya, al ser más rica que el promedio de España, aporte más al erario público del Estado español que otras partes de España, por tener ciudadanos con más recursos, no ha conllevado ninguna objeción por la gran mayoría de partidos políticos catalanes. Ahora bien, los recursos que el Estado catalán recoge, debe revertirlos en Catalunya, donde tales ciudadanos viven, una vez se descuenta el pago de gastos comunes y la solidaridad con otras partes de España. Y en esta devolución a Catalunya tiene que incorporarse una variable más, el coste de vida, pues un pensionista catalán recibiendo la misma pensión que un extremeño, tiene menos capacidad adquisitiva, pues al ser el nivel de vida superior en Catalunya que en Extremadura, el pensionista catalán sale perjudicado. Y esto ocurre en muchas otras transferencias de gasto público. Recibir igual no es lo más equitativo. Además, una nación como Catalunya tiene la responsabilidad de garantizar la viabilidad y fortaleza de su lengua y de su cultura, lo cual requiere dinero y capacidad de decisión. Si Catalunya quiere permanecer como nación, debe considerar el catalán como la lengua prioritaria, sin que ello implique ninguna minusvaloración del idioma castellano, también patrimonio de Catalunya. Si ello no ocurriera, la propia fortaleza del castellano diluiría la cultura catalana hasta el punto de desaparecer (como ha ocurrido en Francia). ¿Es esto lo que desean los nacionalistas españoles? Me temo que algunos sí. Y que tal posibilidad exista, el nacionalismo españolista lo ignora.
  4. El nacionalismo españolista es el más oprimente, pues es el que ha mandado y dominado el Estado español. Y actualmente está enrocado en la Constitución, que se considera erróneamente como reflejo de la voluntad de todos los españoles, sin tener en cuenta el momento y contexto en que se aprobó. Un gran desequilibrio de fuerzas explica la Transición inmodélica que creó una Constitución que reproduce este nacionalismo, hasta el punto que prohíbe por fuerza de las armas que Catalunya o el País Vasco pudieran escindirse de España si así lo desearan. Y a esto no le llaman los intelectuales en Madrid dominio y explotación. Por lo visto no se dan cuenta de que una unión es oprimente si no se hace voluntariamente.
  5. El Estado de las autonomías no es un Estado federalista. Considerarlo como indicador a través del dato del porcentaje del gasto estatal total que se consume y se gestiona en una Comunidad Autónoma es un error metodológico notable, pues se confunde descentralización con autogobierno. Catalunya puede tener el 80% del gasto sanitario pero tiene una capacidad decisoria limitada en sanidad. Un tanto igual ocurre en educación. Como director de un programa académico en la UPF, tengo que pedir permiso a Madrid, al Ministerio de Educación, para cambiar una asignatura de mi programa. Imposible en EEUU, un Estado federal. Es inimaginable que yo tenga que llamar a Washington para pedir permiso para cambiar una asignatura de un programa académico en la The Johns Hopkins University en Baltimore, en el Estado de Maryland. En Barcelona, sin embargo, sí que tengo que hacerlo, llamando a la capital del Reino.
  6. La Transición inmodélica, ocurrió en una situación excepcional, con gran dominio del proceso por parte de las fuerzas conservadoras que dominaban al Estado, estableciendo un Estado que es insatisfactorio para un número creciente de españoles. Su gran retraso social y su falta de plurinacionalidad son un indicador de ello. Y lo que está ocurriendo hoy en las calles de Barcelona (y también en Madrid) es un ejemplo muy claro. La animosidad de gran parte de la población catalana no es hacia España, sino hacia el establishment español y hacia el Estado, lo cual está ocurriendo a lo largo del territorio español. Se requiere un profundo cambio hacia el establecimiento de una España heredera de su pasado republicano con un Estado auténticamente democrático, social y plurinacional, en el que la democracia representativa sea auténticamente proporcional y auténticamente participativa en que las distintas naciones y regiones puedan desarrollar referéndums sobre lo que desean, con una Constitución en la que la unidad en el Estado sea voluntaria, libremente expresada, sin ninguna imposición, y en el que la solidaridad se ejerce, entre otros indicadores, por un pago contributivo según su riqueza, a un nivel que permita el continuo desarrollo de todas las naciones, incluyendo Catalunya, en que los órganos centrales estén distribuidos entre las distintas naciones sin que exista una capitalidad que centralice el poder del Estado. En EEUU, hay muchas agencias federales que están ubicadas en varios estados.
  7. El hecho de que la derecha nacionalista catalana esté ahora intentando liderar el movimiento a favor de la autodeterminación no quiere decir que tal derecha sea la auténtica representante del movimiento. En realidad, en los momentos difíciles en Catalunya, como durante la dictadura, fueron las izquierdas las que, en una lucha heroica, defendieron más la identidad catalana, como incluso el presidente Pujol reconoció en su día. La burguesía catalana y la Iglesia catalana, incluyendo Montserrat, apoyaron el fascismo. Tampoco es cierto que todos los que estamos apoyando el derecho de autodeterminación estemos deseando la Secesión. Las encuestas muestran que la mayoría de los ciudadanos en Catalunya que ya están pidiendo el autogobierno no están pidiendo la Secesión. Lo que sí que hay es un deseo mayoritario de que el Estado español no es el que se desea, lo cual no quiere decir la rotura con España.
  8. No hay duda de que el gobierno CiU está utilizando tal movimiento para desviar la atención popular de lo que en este momento debería ser central, es decir, el impacto en la población de sus políticas neoliberales, llevadas a cabo con apoyo del PP en el Parlament y en las Cortes, donde CiU apoya tales políticas. Pero confundir esta realidad con la creciente fuerza de tal movimiento, evaluándolo como una simple estrategia de CiU es un profundo error. Hoy hay un hartazgo hacia el establishment español, basado en Madrid, que el establishment político catalán está intentando utilizar. Pero también el establishment españolista basado en Madrid lo está utilizando para movilizar, una vez más, el anticatalanismo.
  9. Muchos en Catalunya han abandonado este proyecto de luchar por otra España, pues creen que España nunca cambiará. Hoy son independentistas. Simpatizo con ellos. Pero no quiero abandonar el proyecto de construir otra España, muy distinta a la actual, que sea auténticamente democrática, justa y plurinacional. Pero no es nada fácil, incluso también bastante agotador. Las izquierdas españolas gobernantes a pesar de definirse como federalistas, han hecho muy poco para desarrollar el federalismo. Ha sido un indicador más de su excesivo conformismo.

Vicenç Navarro

 

ESPANYOLITZANT CATALUNYA

In HISTÒRIA, NACIONALISMES, POLÍTICA on Octubre 15, 2012 at 7:14 pm

No ha estat l’infumable ministre Wertt (dimissió ja) el primer a intentar “espanyolitzar” Catalunya. Després de la victòria borbònica a la guerra de Successió i la promulgació dels Decrets de Nova Planta, una instrucció secreta del Consejo de Castilla(1716) als corregidors, ordena  ‘Pondrá el mayor cuidado en introducir la lengua Castellana, a cuyo fin dará las providencias mas templadas, y disimuladas para que se consiga el efecto sin que se note el cuidado.’ La Real Cédula d’Aranjuez del 1768, d’abast més ampli, ordenava la introducció del castellà en la vida pública, especialment en el sistema educatiu. Fins i tot, la proscripció pública va arribar, com en altres períodes de persecució, a la toponímia. Així, la ciutat ‘rebel’ de Xàtiva va ser rebatejada amb el nom de San Felipe en honor del patró del monarca vencedor a Almansa el 1707.L’ Informe Patiño (1715) adverteix que ‘son [los catalanes ] [tan] apasionados a su patria con tal exceso que les hace trastornar el uso de la razón y solamente hablan en su lengua nativa.’  Tinguen-ho en compte els espanyolitzadors.

Quan una cosa no era prou “espanyola” o francament catalanista, es prohibia i punt. Per exemple,la sardana “La Santa Espina”, que diu, com tots sabeu: “Som i serem gent catalana/tan si es vol com si no es vol,/que no hi ha terra més ufana/sota la capa del sol”
fou prohibida el 1924 i 1939, durant les dues dictadures “espanyolitzants”:”Havent arribat a este Govern Civil, de manera que no hi ha cap dubte que determinats elements han convertit la sardana “La Santa Espina” en himne representatiu d’odioses idees i criminals aspiracions, escoltant la seua música amb el respecte i reverència que es tributen als himnes nacionals, he acordat prohibir que es toque i cante la mencionada sardana en la via pública, sales d’espectacles i societats i en les romeries o reunions camperoles, prevenint els infractors d’esta ordre que procediré al seu càstig amb tot el rigor.”

Aquest llibre no se l’ha llegit el Wertt: La nacionalitat catalana(1906), d’Enric Prat de la Riba. L’autor considera la nació com un estat natural mentre que l’estat és artificial.Tota nació,però, aspira a constituir un estat. Considera a Espanya un estat plurinacional i que Espanya no és una nació sinó un estat format per Castella. Tan de bo s’hagués pogut “catalanitzar” Espanya.

FAN FEREDAT!

In NACIONALISMES on Juny 22, 2011 at 6:32 pm

És evident que “Unión Progreso y Democracia”, el projecte que la dissident socialista Rosa Díez  va engegar fa alguns anys, aspira a convertir-se, a nivell estatal, en “el tercer en discòrdia”. Per a Díez, que se n’isqué del PSOE d’Euskadi perquè, per dir-ho curt i ras, el trobava “poc espanyol”, és necessari un tercer partit “nacional”  amb prou representació parlamentària capaç de fer de frontissa i, des del “centre”, pactar amb socialistes o populars per accedir al govern i evitar que els “nacionalismos periféricos y excluyentes” (supose que ho dirien més o menys així)  faça “xantatge” a l’Estat (imagine que “xantatge” seria el mot usat). El problema és que no tenen prou força. En la foto que reproduïsc més amunt, trobem Rosa Díez amb Fernando Savater, progre de prestigi, que sembla avalar el projecte. A mi em preocupa que certs intel.lectuals,  en el fons més nacionalistes (espanyols) que ningú, donen suport a iniciatives involucionistes. En aquest sentit, hauríem de recordar el que diu Albert Boadella darrerament (més pepero que ningú) o el partit Ciutadans/Ciudadanos, que aspira, com  UPD, o ocupar el “centre” polític. I, sincerament, per a mi, de centristes tenen ben poca cosa. Són nacionalistes (ells!), però nacionalistes espanyols. El nacionalisme “invisible”, però cada volta més radical i “excluyente”. Aquesta reflexió ve a compte de les declaracions preocupants -al capdavall,només fa que ajustar-se al seu programa- del candidat d’UPD  a la Generalitat, Rafael Soriano. Després de dir que “el binomio derecha-izquierda está superado” (ai, el centre) diu que vol “reducir la administración autonómica” (més tard en vindrà la supressió), que les decisions polítiques es prenguen en l’àmbit estatal i que ací només “es gestionen“. Que pretenen eliminar les diputacions -en això coincidim els valencianistes- però que “educación y sanidad vuelvan al estado“. En el tema del valencià -quina por!- es mostren “lliberals” -en el sentit que dóna la dreta a la paraula:llibertats sempre que siguen ells els beneficiats- .”Ni fomentar ni no fomentar -diu del valencià- apostamos por la libertad para elegir” “que el ciudadano sea libre para elegir“. Cau en el sarcasme quan afirma que “mantendremos nuestras lenguas propias porque son un bien cultural” però “sin hacer política con ellas“. Però si la dreta no ha parat de jugar amb la llengua i traure a passejar l’espantall de l’anticatalanisme sempre que li ha plagut! El senyor Soriano és dels “lliberals” a qui coses com “discriminació positiva” “ajudes per al foment de l’idioma” o “normalització lingüística” els posen els pèls de punta. Que nos quitan el español!  En canvi, de segur que li pareix bé que se’ls facen exàmens d’espanyol i cultura espanyola als immigrants, o que l’Estat promocione l’ús del castellà en la Unió Europea o invertisca en impedir la substitució del castellà per l’anglés en determinants àmbits. Els haurà emocionat la concessió d’un premi -no recorde el nom, potser el Príncipe de Asturias, a Puerto Rico, per la seua heroica defensa del espanyol. Són tantos millones! Ja ho deia: lliberals per a unes coses, proteccionistes  per a d’altres. A mi -no sé a vosaltres-  però tot açò em fan feredat. Serà que tinc por a la llibertat.

ESPEJITO, ESPEJITO (títol en la “lengua común”)

In NACIONALISMES on Juny 22, 2011 at 6:21 pm

En un país no gaire llunyà vivia una vella princesa anomenada  Verdiflor que tenia una madrastra molt vanitosa, Alternativa Verda. Cada matí, Alternativa Verda preguntava al seu espill: -Espillet, espillet, ¿Qui és la menys nacionalista del món? -Tu, Alternativa ets, sens dubte la menys nacionalista de l’univers!.I passaren els anys i un dia, com feia cada matí, féu a l’espill la coneguda pregunta: -Espillet, espillet, definitivament, ¿quina és la més furibunda enemiga dels nacionalismes excloents i fanàtics? Però aquesta vegada l’espill contestà: l’enemiga més enemiga dels nacionalismes excloents, radicals i reaccionaris és Verdiflor. Alternativa Verda, envejosa i enrabiada, ordenà a un caçador que s’emportara Verdiflor al bosc, la matara i li portara el seu cor en un cofre. Però el caçador s’apiadà de la jove i bonica Verdiflor i li portà a Alternativa Verda el cor d’un porc senglar.

 

Espejo

Verdiflor, en sentir-se sola enmig del bosc, trobà a la fi una caseta on vivien set nanets d’allò més encantadors: -”No sereu perversos nacionalistes excloents i reaccionaris?”, els preguntà. Tots respongueren a l’uníson: “-Noooo, ací estimem la bicicleta i la vida sana!” La pobra Verdiflor s’hi trobà a pler,entre aquells éssers diminuts, per bé que va haver d’ajuntar uns quants dels petits llitets per poder dormir-hi. Mentrestant,a palau,  la insistent Alternativa Verda preguntà al resignat espill; -Espillet, espillet, no em faces patir més! ¿Qui és la menys nacionalista, la més decidida lluitadora contra els excessos d’aquests radicals, excloents, racistes i reaccionaris? L’espill, una mica espantat per si la reina cruel el feia a miquetes quan escoltara la resposta, afegí amb veu baixa i tremolosa: -”Segueix sent Verdiflor, que viu a casa dels set nanets”.

 

La Bruja

Encesa d’ira, Alternativa Verda es disfressà d’innocent velleta antinacionalista, es dirigí a casa dels nanets biciclistes amb una poma enverinada en un cistell. Obrí la porta Verdiflor i la velleta li oferí la poma dient: -Bella jove, ¿no t’agradaria menjar aquesta pometa d’aspecte tan apetible  i sanitós que em ve de gust regalar-te?  Verdiflor, la va mastegar i als pocs segons, la jove més antinacionalista del món, caigué fulminada, mentre l’envejosa Alternativa Verda somreia ensenyant la seues antinacionalistes càries.Ràpidament fugí de l’escenari del crim. Quan els alegres nanets tornaren a casa, muntats en les petites bicicletes, s’adonaren, entre plors, que la bella Verdiflor era morta. La posaren en una urna de pvc reciclable, transparent i sostenible, perquè els ocells pogueren apreciar la bellesa d’aquesta jove lluitadora antinacionalista, només comparable en coratge a l’aguerrida Isabel San Sebastián. Al cap d’un temps, aparegué un guapo príncep, militant de Bildu, que s’enamorà perdudament d’ella. Destapà l’urna transparent de pvc reciclable, i diposità un ardent bes en els fins llavis de Verdiflor. En aquest moment, la bella jove es recuperà de l’encanteri a què l’havia sotmés l’envejosa i cruel Alternativa Verda.  Verdiflor i Iñaki, que així s’anomenava el jove príncep uskaldun, es casaren. I ara, Verdiflor, no sols continua sent ecopacifista, amant de la bicicleta i el menjar sa  -tot i que a Euskadi, donada l’orografia i la gastronomia, no és fàcil- sinó que ara parla èuscar perfectament i no es perd una sola manifestació per exigir l’autodeterminació als  furibunds enemics dels nacionalismes excloents i fanàtics, que els reprimeixen durament amb la policia menys nacionalista del món.I és que… el que no aconseguisca l’amor! Moralitat: trau-la tu mateix. I conte contat, aquest conte s’ha acabat.

Dedicat a Josep Vicent Marqués (in memoriam)

ACLARIMENT: NO ESTIC CONTRA L’ECOLOGIA NI LA LLUITA PER LA DEFENSA DEL MEDI AMBIENT NI L’ÚS DE VEHICLES NETS, MÉS AVIAT HI ESTIC A FAVOR. PERÒ NO PUC SUPORTAR APRIORISMES, PREJUDICIS IDIOTES, SIMPLIFICACIONS,TÒPICS REBREGATS, ETC.QUE CONSTE.

LA CALMOSA PREPOTÈNCIA

In NACIONALISMES on Juny 21, 2011 at 6:19 pm

EDUARD J. VERGER

El professor García Gómez, en el seu article «Aragonés, catalán y castellano», entre altres observacions no menys interessants sobre la varietat dialectal aragonesa i sobre les polítiques lingüístiques que s´hi couen, diu que «no veremos nosotros, ni nuestros hijos y nietos, los cambios de hegemonía de las lenguas, dialectos y subdialectos de Aragón. Ni tampoco el triunfo del imperialismo catalán, cuyos largos dedos cruzan la línea que baja de Benasque hasta Valderrobres. Hoy por hoy, el dominio del español sigue siendo absoluto», etc.
Si els dits de l´imperialismo catalán són tan llargs, què direm dels del castellà, que a la península ibèrica ha traspassat no una línia, sinó totes (només acabà fracassant al Portugal independent), i ha saltat per damunt dels oceans a la conquista de continents sencers? L´autor d´aquella frase, com tots els nacionalistes espanyols (inclosos els qui procuren dissimular aquest nacionalisme parlant amb un posat d´objectivitat acadèmica), és dels qui veuen la palla en l´ull de l´altre però no la biga en el propi. Per a ells, el mateix fenomen que, observat en els altres, a petita escala, mereix l´apel·latiu d´imperialisme, quan l´observen en ells mateixos, a gran escala, el veuen com una feliç circumstància anomenada universalitat. Que «el dominio del español sigue siendo absoluto», com diu ell, no pareix provocar-li gens d´inquietud, sinó tot al contrari: és una simple constatació neutra, sense adjectiu desqualificador ni ironia pintoresquista. Com si el «dominio absoluto del español» hagués caigut del cel sense intervenció de cap poder terrenal.
Tal com ens tenen acostumats, en el llenguatge d´aquesta gent els imperialistes mai no són ells, sinó sempre els altres, i especialment les víctimes del seu imperialisme que encara pretenen resistir i que no els estan prou agraïts pel gran favor que els fan. Anomenar «vitalitat etnolingüística» el deje amb què la llengua moribunda esguita la llengua dominant, encara que eixa siga, segons ell, la denominació en el món acadèmic, ¿no veu que és un sarcasme sagnant? La ranera persistent de qui ha rebut una batussa mortal de necessitat és, certament, un signe de vitalitat…
La calmosa prepotència amb què els autoanomenats «no nacionalistes» (llops amb pell de corder) solen ironitzar sobre els esforços desesperats de la presa acorada per no morir del tot, és enganyosa: no és tan calmosa com vol aparentar. Parlen des de la seguretat del vencedor, fins i tot ens jutgen amb comprensió magnànima (això nostre «no es cabezonería»: es «vitalidad etnolingüística»), però se´ls veu per la vora el nerviosisme de qui tem que la cosa vaja a més: quan perden la paciència, ens mostren les urpes en forma de «manifiesto por la lengua común». I cal que anem amb compte, perquè, en nom de la democràcia i la llibertat, es creuen amb dret a traure-les del tot i a fer-ne un ús més contundent.